jueves, 18 de enero de 2018

Algo Único y Singular




ALGO ÚNICO Y SINGULAR

Se ha convertido ya en una estampa habitual, la publicación en los periódicos locales de imágenes de FITUR, la Feria Internacional de Turismo que se celebra anualmente en Madrid. Dando la sensación aparente de mostrar a gente de Almería, políticos y empresarios, que quedan en Madrid con periodistas de Almería para mostrar en Almería lo bien que se lo han pasado en Madrid; aunque intuyo también se harán otras gestiones, claro.

Este año parece haber un intento, por parte del consistorio, de hacer las cosas de una manera algo distinta al apostar de una forma clara y decidida por convertir a la ciudad en la Capital Española de la Gastronomía en 2019. Lamentablemente se vuelve a gastar munición en la Semana Santa. Con todo el respeto del mundo hacia dicha tradición y hacia quienes la viven tanto religiosa como folclóricamente, no parece plausible competir con los desfiles sevillanos o malagueños.

Hace poco más de veinte años se inauguraba la apuesta cultural más importante de la historia reciente de nuestro país, el Museo Guggenheim Bilbao. Una apuesta, en su momento, no bien entendida por todos.

Una urbe gris, dura, triste, que arrastraba la decadencia de la industria naval y de altos hornos que apostó por una idea de proyección internacional destinada a ser el motor económico de la zona y que le ha supuesto a Bilbao dejar de ser una ciudad postindustrial a ser una de servicios y cosmopolita.

Habiendo recibido, durante su construcción, infinidad de críticas por parte de diferentes sectores de la cultura vasca, estas se apagaron rápidamente ante el inesperado éxito y beneficio que supuso la pinacoteca para la ciudad. Conviene reseñar que su incidencia económica es tal que tan sólo en el año pasado, el Guggenheim generó en la ciudad un impacto de 453 millones de euros, más del triple de lo que costó su construcción.

Incluso podríamos afirmar que lo que acabó con ETA no fue la labor política o policial, lo que terminó con la banda terrorista fue el el museo bilbaíno, la llegada de visitantes. Con el color y la alegría que aporta un turismo de alto poder adquisitivo, a ver quién es el guapo que se pone a pegar tiros.

Una pequeña ciudad  instalada en la órbita cultural mundial a partir de una excelsa apuesta. Imposible se antoja que esto hubiera sido posible gracias al bacalao al pi-pil o el museo del Izcolari.

Deseando a empresarios y autoridades la mayor de las suertes en el envite culinario, cabe recordar la importancia de apostar por algo único y singular que te distinga del resto.



Antonio Jesús García

Publicado La Voz de Almería (18-1-18)





jueves, 11 de enero de 2018

A Vueltas Con La Movida



A VUELTAS CON LA MOVIDA.

Rockeros insurgentes, modernos complacientes. Un análisis sociológico del rock en la Transición 1975-1985es el título con el que el sociólogo Fernán del Val arremete contra uno de los grandes mitos de la Transición: La Movida. Resulta ya un tema más que recurrente, el intentar demostrar la implicación del Partido Socialista en la misma y reducirla a un bluff propagandístico carente de talento.

Partiendo de la base que hay voces autorizadas como las de los críticos Jesús Ordovás y Diego A. Manrique que niegan rotundamente que la movida fuera un invento del PSOE, cabría preguntarse ¿qué habría tenido de malo ello?, ¿por qué no habría estado bien hacer florecer la cultura en un páramo de país tras cuarenta años de dictadura? Si damos por cierta la ecuación, en todo caso, se le tendría que agradecer el haber obrado el milagro. 

No estaría de más el preguntarse si este reiterado cuestionamiento no obedece a una orquestada campaña que trata de deslegitimar todo lo positivo que huela lejanamente al PSOE. La derecha sabe que sigue siendo el enemigo a batir. Lamentablemente, las alternativas de nuevo cuño no les suponen una  amenaza seria, pues, por más cargados de razón que puedan estar sus argumentos, ellos mismos se cortocircuitan con su errático discurrir y, por cada paso que avanzan, retroceden dos.

El título, ya de por sí, debería haber mosqueado a cualquiera de los entrevistados participantes, o cuando menos preguntarse por el calificativo de “modernos complacientes”. No deja de ser significativo que la mayoría de estas críticas vienen de personajes que en su momento disfrutaron de esas supuestas prebendas sin decir esta boca es mía, y ahora van por la vida de pobres víctimas de los “pérfidos” políticos. El calificativo de “estómagos agradecidos” solo les alcanzó mientras en las bandejas había langostinos.

Puede ser entendible la campaña orquestada, pero asombra la capacidad del personal para echar tierra sobre sí mismo y su trabajo, en vez de celebrar que, al menos, gracias a esos políticos, tuvieron la oportunidad  de hacer algo en su vida. Parte del desprestigio que sufre la Movida radica, también, en lo poco que supieron evolucionar después. Excepto Loquillo, Almodóvar y poco más, la mayoría se ha convertido en una triste banda tributo de sí mismo y, para colmo, despedirte así, como arrepentido.

Según la tesis, por culpa de las subvenciones se retrasó la industria musical, pero de la pasta ganada y los discos vendidos no se quejaba nadie. Políticamente es mucho mejor lo de ahora, malversar fondos a cuentas en Suiza.



Antonio Jesús García


Publicado La Voz de Almería (11-1-18)



jueves, 14 de diciembre de 2017

Psycho Blahnik



PSYCHO BLAHNIK

“...esclava de las modas que vienen, de las modas que pasan”, nos describía Loquillo en Cuentas Pendientes. La crisis ha propiciado que un sector de esos fervientes seguidores de estilos y tendencias tenga que renunciar a ir vestido de marca de arriba a abajo.

La precariedad obliga a seleccionar y a veces nos encontramos con que nos define mejor lo que tenemos que lo que nos cubre, donde los complementos se imponen al todo y lucimos sin ningún rubor ni complejo un lujoso bolso de Louis Vuitton junto a un vestido retro de tu abuela. Trajes outlet de hace quince años usados por snobs de tablet y smartphone. O jóvenes estudiantes de arte ataviados, a modo de chal, con una cutre manta de los chinos, que les confiere un aspecto a caballo entre refugiados sirios y el Algarrobo de Curro Jiménez, a la vez que sostienen un MacBook entre sus manos.

Evidentemente existen otros sectores a los que la crisis no sólo no les ha afectado, sino que su posición se ha visto reforzada y que no dudan en marcar las diferencias recurriendo a valores seguros.

Una de esas apuestas que nunca decaen son los manolos, me refiero a los zapatos, claro; no al grupo rumbero y su Amigos para siempre means you´ll always be my friend, cuyo mensaje parece haber caído en saco roto.

Nada mejor para representar ese valor seguro y siempre en alza que las creaciones del genial diseñador Manolo Blahnik, del que en la actualidad y hasta el ocho de marzo próximo se exhiben 212 piezas en el Museo de Artes Decorativas de Madrid.

El éxito de Blahnik se basa en no seguir ninguna tendencia y crear calzado que sobrepasa el concepto de moda para convertir objetos de deseo en fetiches, con su mezcla de estilos y referencias artísticas del pasado.

Cuenta la leyenda que algunas señoras, en una especie de perversa actualización del infantil cuento de La Cenicienta, no dudan en dejarse amputar una falange del meñique con tal de poder calzarse unos manolos.

No creo sea necesario aclarar que, por descontado, sólo se trata de eso, de una leyenda urbana, al tiempo que se puntualiza que las leyendas sólo las arrastran o tienen quienes pueden permitírselas, o sea, los grandes entre los grandes.

No obstante, sin menospreciar en absoluto el trabajo del fantástico diseñador,  y dada la naturaleza generosa del que escribe, desde esta columna ofrezco altruistamente los ingredientes básicos para un relato de terror o guión cinematográfico. Basta conjugar los términos: amante, manolos, sábanas, hotel y sierra mecánica. El resto lo dejo a su libre imaginación. A cambio sólo pido ser citado en los créditos.



Antonio Jesús García

Publicado La Voz de Almería (14-12-17)







jueves, 7 de diciembre de 2017

Te inventaba Conmigo


TE INVENTABA CONMIGO

El pasado dos de diciembre en los Aljibes Árabes de Almería se estrenó en pase privado para la familia y amigos el corto documental de quince minutos de duración “Te Inventaba Conmigo” del jovencísimo cineasta almeriense Daniel Parra y cuyo título recoge unas palabras de Aunque Tú No Lo Sepas, uno de los poemas más conocidos de Luis García Montero.

La protagonista absoluta es Lola Córdoba, de 85 años, que en 1975 y con cuatro hijos pequeños, enviudó prematuramente. A veces, y probablemente sin maldad alguna en el barrio, en la calle, existía una especie de estigmatización hacia todo lo que se salía de la norma: “esa es madre soltera”, “el primo de este estuvo en la cárcel” o “ese niño no tiene padre”, etc. Por fortuna, a la mayoría de la chiquillería eso le traía sin cuidado y lo único que de verdad importaba era si en el patio aguantabas bien el peso jugando al puño o vaina. En definitiva, si eras un buen compañero. Lo demás no entraba en la ecuación de la calle. Un poco como la Venus de Milo, que la hemos conocido ya sin brazos y que aunque se supone que los tuvo, nadie los echa de menos a la hora de exhibirla en el Louvre. Como es lógico, muy distinto sería de puertas para adentro.

Inexorablemente el tiempo pasa y esos niños tienen hijos, y éstos emprenden una búsqueda hacia su pasado y sus raíces. Daniel, que es nieto de Lola, y que nunca conoció a su abuelo, se vale del formato de la entrevista para hurgar, sacar a flote y desempolvar los recuerdos más profundos y recónditos de la mente de su abuela para contarnos una emotiva historia sin caer en el sentimentalismo ñoño habitual.

Puede que el público asistente no fuera el más cinéfilo del mundo, pero era el que tenía que ser, y la emoción humedeció los ojos de la mayoría de los asistentes. Curiosamente y, sin querer establecer ningún tipo de paralelismo, a esa misma hora y en sala comercial se proyectaba “El Autor”  del también cineasta almeriense Manuel Martín Cuenca, uno de los directores con más proyección y personalidad dentro del panorama cinematográfico actual.

Te Inventaba Conmigo es una historia sobre la memoria, el recuerdo, la vida y la muerte, pero, sobre todo, es una historia de amor, a la familia, los hijos y marido a pesar de la ausencia de éste y, en definitiva, a la vida misma. Daniel te la muestra y te hace partícipe de ella, compartiendo sus sentimientos de la forma más honesta posible, careciendo absolutamente de trampa y artificio. Ilusionante se antoja la carrera del joven Parra.



Antonio Jesús García


Publicado La Voz de Almería (7-12-17)